Diagnóstico Veterinario por Imagen – Ecografía, Radiología y Endoscopia

Ecografía veterinaria

 

La ecografía es una técnica de diagnóstico por imagen, la cual utiliza ultrasonidos, emitidas por una sonda, para estudiar los diferentes vasos, órganos, estructuras…etc. en el interior de nuestro animal. Esta máquina envía ondas que rebotan en las diferentes estructuras que queremos estudiar. Un ordenador recibe dichas ondas reflejadas y las utiliza para crear una imagen característica de las diferentes estructuras. Esta tecnología es similar a la utilizada por el sonar de barcos y pescadores e incluso los murciélagos utilizan un método similar para orientarse.

Existen diferentes tipos de sondas según la estructura que queramos analizar, las de baja frecuencia se utilizan para estudiar estructuras más profundas y la resolución de dicha imagen que nos ofrecen es de más baja calidad que las de alta frecuencia, las cuales se utilizan para estructuras más superficiales y la resolución es mucho mejor.

Una gran ventaja de la ecografía con respecto a la radiología o tomografía computerizada, es que no utiliza radiación ionizante.

Esta técnica nos ofrece imágenes en tiempo real, por lo que es mucho más rápida que otras técnicas tales como radiografía, y pueden mostrar la estructura y movimiento de los diferentes órganos, así como flujo sanguíneo en venas y arterias. Dependiendo del tipo de estructura que refleje las ondas, un ecógrafo convencional nos dará una imagen plana en dos dimensiones y con una gama de colores que van desde el blanco (hiperecogénico) al negro (hipoecogénico) según la estructura estudiada.

 

 

Los avances en la tecnología han permitido desarrollar ecógrafos que nos permiten crear imágenes en color ( Doppler) e inlcuso imágenes en 3D.

El Doppler es una técnica que permite evaluar la circulación de la sangre en los diferentes vasos, así como en el interior de órganos tales como hígado o riñón.

Existen diferentes tipos de Doppler:

-Doppler a color; nos convierte las mediciones en un conjunto de colores según la velocidad y dirección del flujo sanguíneo.

-Doppler espectral; en este caso muestra las mediciones de manera gráfica en función de la distancia recorrida por unidad de tiempo, en lugar de hacerlo en una gama de colores como en el caso anterior.

 

El doppler ayuda al veterinario a obtener información tal como:

-obstrucciones en vasos sanguíneos tales como trombos o coágulos.

-estrechamientos

-tumoraciones o malformaciones vasculares congénitas

-déficit de flujo o ausencia total en diferentes órganos-

-aumento de flujo sanguíneo mayor de lo normal, lo cual puede suceder en infecciones por ejemplo.

 

 

 

Cuáles son los principales usos

Los exámenes ecográficos son muy utilizados en la clínica diaria para diagnóstico y evaluación de infinidad de enfermedades o problemas que puedan afectar a nuestras mascotas; tales como problemas cardiacos, renales, hepáticos, tracto gastrointestinal, glándulas adrenales e incluso el interior del ojo. Otro de los usos más extendidos y casi por excelencia, de la técnica ecográfica es para diagnóstico y seguimiento de gestaciones en nuestros animales, ya que al no utilizar radiación ionizante lo podemos utilizar sin riesgo alguno para las crías. Gracias a la ecografía podremos detectar si la hembra esta gestante, lo avanzada que esta la gestación, si existe sufrimiento-estrés fetal o por el contrario todo marcha con normalidad.

No podemos olvidar citar la importancia del ecógrafo a la hora de ecoguiar al veterinario para la realización de punciones para obtener muestras para estudios microbiológicos y citológicos, ya sean muestras liquidas (orina, bilis, efusión pleural entre otras) o de vísceras o lesiones solidas (tumores)

 

 

 

 

 

Procedimiento y aspectos a tener en cuenta.

El profesional veterinario colocara el animal según la mejor forma para estudiar la región deseada. Normalmente es necesario aplicar un gel conductor en la piel del animal, para eliminar las posibles bolsas de aire que puedan interferir entre la sonda y la piel. En algunos casos si el animal tiene la zona con mucho pelo puede ser necesario rasurar dicha zona para un mejor contacto sonda-piel.

No suelen existir premisas a la hora de realizar una ecografía y la podremos realizar en cualquier momento. En situaciones en las que el animal se muestre incómodo con la posición deseada por el veterinario o bien no se deje manipular con facilidad, puede ser necesaria la sedación de dicho animal para obtener una buena imagen ecográfica de la zona a estudiar. En caso de querer estudiar zonas específicas tales como vejiga de orina por ejemplo si sospechamos de cálculos, sí que puede ser necesario tener la precaución de traer a el animal con retención de orina para una mejor evaluación de la misma. Tales precauciones se las dirá su profesional veterinario dependiendo del procedimiento a realizar.

 

Principales ventajas sobre otras técnicas de diagnóstico.

Gracias a que es una técnica no invasiva, que se puede realizar en cualquier momento y que en raras ocasiones requiere sedación, es una de técnicas más utilizadas en la clínica diaria. Además debido a su relativo bajo coste (comparado con TAC o resonancia) es otro motivo importante del auge de esta técnica diagnóstica. Además comparada con otras de las técnicas habituales de la clínica, los rayos X, la cual nos da una imagen en 2 dimensiones y en un momento concreto, el ecógrafo nos permite valorar movimiento (peristaltismo intestinal por ejemplo) así como estructuras de órganos con diferentes densidades (riñones por ejemplo) y detectar las posibles patologías que los puedan afectar.

 

Que limitaciones presenta

Las ondas se ven interrumpidas por aire o gas, por lo tanto el estudio de órganos huecos tales como intestino u órganos oscurecidos por los mismo, no obtendrán de esta técnica su método ideal. En tales casos exámenes con bario, TAC o resonancia magnética serían los ideales dentro de ese marco.

Los animales de talla muy grande presentan más dificultades para estudiar las imágenes por ecografía ya que la mayor cantidad de tejido atenúa las ondas mientras penetran más profundamente en el animal y necesitan volver hasta la sonda.

De igual manera ocurre con el tejido óseo, los ultrasonidos tienen dificultad para atravesarlo y por lo tanto solo reflejan la superficie de los mismos y no las estructuras de su interior.

Para el estudio de dichos tejidos, se hacen necesarias otras técnicas como el TAC o la resonancia magnética.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar