Filariosis Canina

QUÉ ES LA FILARIOSIS CANINA

  • También se conoce como Dirofilariosis o enfermedad del gusano del corazón. Es una enfermedad ampliamente distribuida por España y afecta principalmente a los perros, en muy raras ocasiones puede afectar también a los gatos.
  • Se transmite por la picadura de mosquito y consiste en la presencia de gusanos (nematodos) que se alojan en el corazón y pulmones, pudiendo llegar a provocar un fallo cardiaco grave e incluso la muerte.

TRANSMISIÓN DE LA FILARIOSIS

En un perro infectado los adultos de filaria se alojan en el corazón y liberan larvas (microfilarias) directamente a su torrente sanguíneo.

El mosquito, al picar, ingiere sangre con microfilarias que tendrán interior se desarrollan hasta convertirse en formas infectantes, que se alojarán en su cavidad bucal hasta que vuelva a alimentarse.

El mosquito transmite las larvas del parásito cuando pica a un animal sano. Éstas comienzan su recorrido hasta su ubicación definitiva, el corazón, donde alcanzarán la forma adulta y empezarán a reproducirse empezando un nuevo ciclo de vida.

¿ ESTÁ MI PERRO EN RIESGO?

La filariosis es Endémica en gran parte de España, entre ellas la costa Mediterránea, siendo Málaga provincia con riesgo muy alto de presentación.

La época de mayor riesgo abarca los meses de marzo a noviembre, coincidiendo con la época de mayor actividad de los mosquitos.

¿ MI PERRO ESTÁ INFECTADO?.

La fase inicial de la enfermedad puede presentarse sin síntomas, por eso es muy importante visitar frecuentemente al veterinario para comprobar el estado sanitario de tu mascota.

Un simple análisis realizado con una gota de sangre en fresco bajo el microscopio, nos permite detectar la presencia de microfilarias (larvas) en sangre. Pero es recomendable hacer un test serológico para confirmar la presencia/ausencia de las formas adultas.

¿Y SI MI PERRO ESTÁ INFECTADO?

La infestación por Dirofilaria immitis es muy peligrosa y, si no se previene a tiempo, puede tener consecuencias fatales.

Los parásitos adultos pueden alcanzar un tamaño considerable (más de 30cm de longitud) hasta tal punto que impiden el desarrollo normal de las funciones cardiacas y, al mismo tiempo, son tóxicos para el hígado y los riñones.

Los signos clínicos se detectan casi siempre cuando la enfermedad está muy avanzada, consisten en cansancio, tos y adelgazamiento (se agravan con el ejercicio).

Existe un tratamiento eficaz pero complicado y de riesgo para el animal. De ahí la importancia de prevenir la aparición de la enfermedad con los medios que tenemos a nuestro alcance.

TRATAMIENTOS PREVENTIVOS DISPONIBLES

– Tratamiento Oral Mensual: consisten en comprimidos que impiden el desarrollo de las formas larvales. Éstos se administran una vez al mes desde que aparecen los primeros mosquitos (marzo-abril), Hasta un mes después de su desaparición.

– Tratamiento Inyectable anual: Una inyección anual, que puede ponerse desde la 12 semana de edad.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar